sábado, 11 de febrero de 2017

Canto del Oso (1800 m)

Vega de Brañagallones
     Estamos ya en la vega de Brañagallones, en el Parque Natural de Redes. Subimos aquí desde Bezanes utilizando un servicio público autorizado de taxi, con lo que nos ahorramos los 10,5 km de pista y llegamos justo al atardecer de este viernes después de salir de trabajar.


     Hacemos unas fotos nada más llegar, antes de que se quite la luz en este atardecer de invierno.


Parte de las cabañas de la vega


Isidro, Rafa y David
     Dentro del Refugio de Brañagallones; es una noche fría, como era de suponer, con -6ºC fuera, pero en el Refugio junto a la chimenea se estaba muy bien. Y después de la cena y la tertulia, las mantas extra para dormir vinieron muy bien.



     Hoy hay un eclipse parcial de luna que no vamos a poder disfrutar, porque la capa de nubes altas velan la luz de la luna casi llena.


     Y ya por la mañana empezamos la subida desde Brañagallones al Canto del Oso, con una estimulante temperatura de -4ºC que luego "templa" a unos cómodos -2ºC. 

El refugio y las cabañas de la vega


     Dejamos la vega atrás, con las cumbres del Corteguerón, la collada la Canalina y la Sierra de Brañapiñueli al fondo.


     Subimos al lado del arroyo que baja a la vega, por donde va marcado el sendero del Parque PR AS-66.2 y queincluso con nieve se ven algunas marcas.

David e Isidro


     Tranquilamente vamos ganando altura, al principio sin raquetas, aunque las iremos poniendo por la comodidad de hundirse menos en la nieve y aprovechando las alzas para poner el pie en posición más cómoda en la pendiente.


     Suben también Roberto y Rocío, de Mieres y del grupoVetusta, con los que compartimos ayer la mesa en la cena y la tertulia delante de la chimenea. Hoy compartiremos la subida y la bajada al Cantu del Osu.


Rafa

Restos de las cabañas de la majada de Ranéu


     El día gris desluce un poco la vista de las cumbres, pero eso no impide disfrutar el ir viendo y reconociendo montañas de la divisoria de la Cordillera con León, como La Rapaína y la Peña del Viento, la collada Acebal y el Cascayón, y el Corteguerón.


     La vista de la que disfrutamos se va nublando poco a poco con la entrada de nubes bajas que van tapando la Cordillera; a ver si nos dan una tregua cuando estemos todos en la cumbre.


     Vamos llegando y disfrutando de la cumbre ...


     ... una foto de los cuatro: David, Isidro, Javier y Rafa ...


     ... y aunque movida, - pero de interés por lo que tiene de recuerdo del día- foto de los seis compañeros de subida hoy: Rafa, Rocío y Roberto, Javier, Isidro y David.



     Unos claros en las nubes iluminan lo justo para ver el valle del Nalón hacia Campo de Caso ...


     ... y hacia el pueblo y el puerto de Tarna, con la cinta de la carretera reconocible, pero con las nubes bajas tapando las cumbres, las grandes como el Maciédome y las pequeñas como el Montoviu o el Abedular sobre el mismo puerto de Tarna.


     Y justo aquí las crestas de la sierra Les Príes. con el cierre del valle donde está Valdevezón y detrás La Rapaína nublándose y la Peña del Viento ya cubierta por las nubes.


     Hacia el Oeste, sobre el bosque y el profundo río Monasterio, las cumbres del Corteguerón, la sierra de Brañapiñueli y la zona del Visu la Grande.

Final de la cresta del Cantu del Osu


     Y otro claro en las nubes permite volver a disfrutar la vista de las cumbres de la Cordillera.



     Y seguimos disfrutando de la compañía; toda la bajada hasta la vega charlando, porque siempre hay cosas en común, gente conocida, cumbres a las que quieres ir y tener una referencia ...

Sierra Les Príes y La Rapaína

Rebecos

Llegando de nuevo al bosque; hayas y monte bajo de piornos


     La senda de subida, todos uno tras otro por la misma huella, se convierte en la bajada en un caos de múltiples rastros, y es que es una delicia deslizarse a grandes pasos bajando con las raquetas.


     De nuevo en la vega tras un recorrido que en verano es breve y hoy a nosotros nos llevó con nieve unas cuatro horas y media. Una parada en el refugio a comer algo y ¡hala, por la pista abajo a Bezanes!.

Fuente a la entrada de la vega de Brañagallones


     Por la pista mirando el paisaje del bosque y lo profundo del río Monasterio ...


     ... y las montañas que iremos dejando atrás, en el corazón de este Parque Natural de Redes.

Isidro y Rafa en el túnel del Crestón


     La pista se hace monótona y bajamos ya cansados, por las rodadas en la nieve de la pista; ni un descanso y llegamos a la fuente del Andorviu, con algunas cabañas.

Cabañas de Biáiz


Colmenas abrigadas de viento esperando la floración del brezo


     La tarde se fue nublando y nuestra esperanza de que bajase el todo terreno que estaba por arriba se pierde: paso tras paso acabando con los pies y las piernas cansadas de la bajada nos acercamos a Bezanes.


     Y por fin lo tenemos a la vista. Después de los últimos km más pendientes llegamos a Bezanes, donde estiramos un poco los maltrechos músculos después de dos horas y media de pista caminando con botas duras de montaña.
     Pero al final cuenta la satisfacción de una cumbre alcanzada, de preciosos paisajes nevados y de la compañía de la que disfrutamos.
     Espero que también os haya gustado y como siempre

¡ un saludo, amigos !

No hay comentarios:

Publicar un comentario