sábado, 25 de julio de 2015

Alto de La Cañada (2157 m) y Rabinalto (2117 m) Babia - León


     Animados por el buen tiempo que promete hacer al Sur de la Cordillera (aunque aquí sólo tenemos 4ºC a esta hora) vamos Avelino, Bea y yo a Riolago de Babia, para recorrer, al menos, el valle hacia las lagunas del Chao y subir al Alto de La Cañada.

¡Ya la liamos, cerezas a la vista!


     Avelino, ágil devorador de frutos silvestres como cerezas y arándanos que también degustaremos hoy, no se puede resistir a las frescas cerezas rojas.



     Cruzamos el arroyo para subir hacia la cabaña de la Braña y coger allí en dirección a la cascada llamada de San Bartolo que forma el arroyo de las lagunas.



     Y estamos en la cascada de San Bartolo, donde habíamos llegado justo hace un año Aurora y yo dando un paseo por estas tierras de Babia en aquella época con más agua que ahora.


     Superado el alto se sale a una zona de matorral de brezos y a un humedal; al fondo, superando la loma, el lugar donde se sitúan las lagunas.

Al fondo los montes por los que pasaremos a la vuelta

Bea y Avelino pasando por la zona del humedal

Plantas de genista ya secas


     Se pasa por un par de taludes en la pizarra excavados por el arroyo que baja de las lagunas, por buena traza de camino.

Arándanos: me adelanté a sacar la foto antes de que fuesen devorados, frescos y ácidos como estaban


     Y esta es la que en el mapa denominan laguna del Lago; seguro que en la toponimia local se llama "la laguna", "el lago", "el chago", "el chao", o como sea, pero laguna del Lago es ... no se, un poco raro.


     Vamos hacia ese palo de nieve tan típico; nos preguntamos quién anotará la altura de la nieve en tantos sitios como hay de la Cordillera con estos postes pintados. Subimos a partir de aquí sin seguir el track que llevamos en el GPS, improvisando y buscando la ruta que nos parece mejor.


     Ganando altura vemos la otra laguna, que el mapa llama Lago del Chao ¿...?. Aquí ya aprieta el calor y buscamos coger la mejor orientación para que la brisa nos refresque algo hasta que salgamos a  las colladas de la línea de cumbres.

Muchas yeguas con sus potros y un fino caballo de guapa estampa


     Subiendo hacia la primera collada que nos parece, porque dejamos atrás la subida hacia el Pico Penouta porque sería ya mucho recorrido para hoy.



     Y en la collada a la que salimos, la primera elevación que vamos a subir es de Los Bermejos a Las Lláscaras.

Mariposa y cardo

Algo dulce tienen incluso los cardos que les gusta a las mariposas

Langosta en las matas de enebro rastrero

Bea y Avelino en el Pico La Ferrera (2122 m)

Clavelinas

Ubiña y la Cordillera Cantábrica son una constante a la vista hoy


     Desde La Ferrera tenemos a la vista el principal objetivo de hoy, el Alto de La Cañada ( o Paredarienza).


     Una guapa cañada nos conduce a la cresta del pico; la recorres y piensas en deslizarte por ella en invierno con esquís tomando esas suaves curvas.


     Y en la cumbre paramos un rato a descansar; es pronto para comer y decidimos seguir después de recoger las tarjetas de cumbres del buzón y dejar la nuestra.


     Abajo, en dirección Sureste, un largo valle con majadas y pastos lleva al pueblo de Salce.


     En dirección contraria, al Noroeste, acercándo la vista con el zoom, detrás del pico Valgrán destaca en la Cordillera el Cornón de Somiedo (bueno, entre Somiedo y Laciana).


     Justo al Norte tenemos al MontihueroLa Cervata, y la zona de la Peña Congosto y la Peña Orníz que recorrimos hace poco.


     Y las magníficas Ubiñas, de cuya vista estamos disfrutando todo el día en esta atmósfera un poco velada por el calor del verano.


     Al mover una piedra del hito de cumbre para buscar el bote que hace de buzón de cumbres encontramos esta curiosa imagen de las pequeñas mariquitas agrupadas en el frescor de la piedra.


     Bajo nosotros el valle de las vegas que baja a Riolago; desde aquí tenemos muchas opciones, desde hacer el descenso directos por el valle a recorrer por la línea de cumbres todo este antiguo circo glaciar.


     Decidimos seguir, subiendo al siguiente pico y buscar un sitio cómodo donde comer y ya decidiremos qué hacer, si más cumbres o bajar por el valle.


     Desde arriba vemos un pequeño rebaño de rebecos; como en otras ocasiones ellos nos detectan primero y escapan a la carrera.


     La siguiente cumbre es el Rabinalto (2117 m) a la que subimos y tras pasar por su cumbre y coger y dejar tarjeta de cumbres seguimos a la siguiente cumbre ...


      ... que es la Peña la Arena (2116 m), y aquí ya buscamos unas cómodas piedras planas donde sentarnos a comer y descansar.


     Mientras estábamos en la cumbre llegan dos mujeres del grupo Íbice-Covadonga con las que ya habíamos coincidido en el Fontún y el Machamedio; ellas continúan hacia el Valgrán y más adelante volveremos a vernos y seguir ruta.


     El recorrido circular que estamos haciendo nos lleva por las cumbres que rodean este valle glaciar, claro ejemplo de la morfología de los glaciares cuaternarios que modelaron la Cordillera.


     Tenemos el Valgrán a la vista, donde se dirigieron Teresa y Jesusa, pero nosotros tomamos directamente hacia la elevación del Alto de Terreiros (2061 m).



     Una cumbre pelada que recuerda otros paisajes, con su pizarra rota y expuesta a los cuatro vientos y a la nieve invernal. Por algo su nombre es también el de Miro Pelao.


     Los caprichos geológicos colocaron aquí una meseta que recoge las aguas del invierno en una lagunilla hoy seca. Delante de nosotros Teresa y Jesusa siguen el recorrido.


     Ahora vamos dando vista a la llanura del valle de Babia, mientras cerrándolo por el Norte está la Cordillera. Aquí las elevaciones entre la Peña La Crespa, Peña Los Años, Peña Redonda, el Montihuero ...


     Y después de un recorrido por terreno de escobas, descendemos de la loma cimera por la zona que el mapa llama Braña Vieja, y la Peña Blanca que dejamos a un lado. Bajamos a esta pista forestal hacia la collada la Abedular, bajo las cumbres del Pico Lobos que ya tenemos delante.


Peñas del Pico Lobos


     Ya veníamos castigados del sol y de las escobas, pero esta subida al Pico Lobos acaba con nuestras maltrechas piernas.

Bea, Avelino y Javier en el Pico Lobos
     Subimos a la primera elevación, pero luego seguimos a la del fondo porque nuestras compañeras están buscando las coordenadas exactas de la cumbre.


     Teresa y Jesusa tienen un motivo para situar exactamente la cumbre: están haciendo el Trofeo de Cumbres de la FEMPA, y mientras una lleva ya unos 85 picos subidos, la otra con éste alcanza ¡ los 100 propuestos por el Trofeo !. Un motivo de celebración bien sólido.

Cumbres de la Cordillera Cantábrica entre Somiedo y Babia
    Desde la cumbre del Pico Lobos yo también tengo otro aliciente. Desde que hace tiempo había visto en el mapa de Adrados de Somiedo, abajo del todo, el nombre del Pico Lobos, se me había ocurrido que subirlo era un pequeño homenaje al apellido de Aurora, que junto con el mío comparten nuestras hijas Marina, Carmen y Olaya y que es el que da nombre a este blog, "La montaña de los Gómez-Lobo". 

Cumbres de Ubiña



     Para bajar, aunque en principio íbamos a seguir la línea de cumbres, al estar tan tomada por las escobas decidimos mejor retroceder a la collada de la Abedular, donde tomamos este camino que nos bajará más cómodamente al valle y a Riolago.





    Después de las escobas y los cardos poca piel queda sin abrasar en nuestras piernas quemadas también por el sol.


     Y llegando a las praderías hoy sin ganado de las Veigas de Riolago, con una buena cabaña bien cuidada, se acaba la batería de la cámara, que hoy trabajó mucho y bien conservando en foto lo que nuestros ojos disfrutaron y mucho todo el día.
     Ya en Riolago, refrescados en su fuente, bajamos a Huergas de Babia donde en una terraza compartimos unos buenos momentos con Teresa y Jesusa disfrutando de unas cervezas premio a la buena y larga ruta por Babia que hicimos hoy.

      ¡ Un saludo, amigos !