sábado, 24 de septiembre de 2016

Penouta (1976 m)


     Desde Santa María del Puerto, en Somiedo, así se ve la montaña a la que nos acercaremos hoy, la Penouta.


     Cogemos el camino habitual que nos lleva por entre las praderías y que se dirige al principio también en dirección al Cornón, al que subimos también por este recorrido.



     Por la margen izquierda va el camino habitual hacia el Cornón, bien señalizado, y por el que vemos montañeros que van hacia allí.


     Vamos algo despistados, parece, porque deberíamos haber tomado el "camino de arriba" al poco de salir del pueblo; resulta que nos vamos separando de la dirección de la Penouta. Tiene remedio, y subiendo una cuesta giramos a la derecha por un camino para salir de nuevo al valle.


     Vista atrás al valle de Santa María del Puerto; por la margen izquierda vemos desde aquí la fina línea del camino de arriba que deberíamos haber cogido.


     Así llegamos a un escalón de praderas más abajo del Miro la Piedra, camino del Cornón, y más alto de la pista que sube al valle de la Penouta.

La Penouta detrás


     Y así, reorientando nuestros pasos, salimos a una guapa cascada que forma el arroyo que baja de las praderías al pie de la Penouta.



     De nuevo en el camino vamos por la florida alfombra de esta pista que luce así cubierta por  las flores de los colchicum.


En las vegas de Penouta


     A la altura de la vega de Penouta se ve esta empinada canal herbosa que rompe la ladera de piedra y llambrias y llega a la arista de la Penouta por donde vemos a tres montañeros.


     Y entramos en la parte del camino menos agradable; toca empezar a pelearse con las altas escobas que cierran el camino y que arañan al desprevenido montañero que va con pantalón corto.

Temporada de bayas


     Dan muchos frutos los arbustos de escuernacabras, abundantes en esta roca caliza, y que son alimento para muchos animales de la zona ...


     ... y efectivamente, las abundantes deposiciones que vemos por aquí, de un tamaño considerable por el montón que forman ...


     ... y por la extensión que ocupan en el mismo camino, nos hace sospechar o confirmar, mejor dicho, que estamos en territorio de osos y que se alimentan en esta época de las abundantes bayas del escuernacabras.


     Dejamos atrás el camino entre las escobas y enfocamos hacia la collada del Portiechu, entre la Peña Blanca y la Penouta.

El Portiechu


     Sólo queda la empinada rampa para la cumbre de la Penouta; sopla fuerte el viento que anuncia un próximo cambio de tiempo que traerá lluvia.


     En la parte alta de la rampa de subida me acuerdo de fotografiar la subida, con el Cornón ahí mismo.

Sólo falta un corto tramo y ya se ve la cruz de la cima

Cumbre de la Penouta


     La Penouta destaca desde cualquier sitio que la mires, pero en su cumbre se ve lo agreste de sus aristas; aquí abajo el valle que viene del pueblo de La Peral.


     Hacia el Este las praderías del puerto y las montañas de la Cordillera de Somiedo y Babia.


     Hacia el Sur las siluetas de las montañas de Babia y la mole oscura del Muxivén por tierras llacianiegas.


     Un poco al Oeste está el Cornón, destacado de esta zona de la Cordillera; aquí abajo me llama la atención la preciosa vega alta, con la pradería, los meandros del arroyo y antiguos corros para el ganado, ahora en zona de uso restringido especial del Parque Natural de Somiedo.



     Y al Norte las praderías y escobales que llevan a la cumbre del Mocoso.


     Ya bajando hay que echar otra mirada atrás, a la rampa de la Penouta, hierba y roca. 


     Enfocamos de nuevo el valle entre las escobas que nos lleva a la vega bajo la Penouta, donde haremos la parada para comer y descansar.



Cascadas del arroyo que se forma en la vega de Penouta.

En la vega, con los meandros que forma el arroyo

¡Cómo resistirse a la belleza de este tapiz florido!


     Hacia atrás, la vista se nos vuelve a la Penouta, magnífica en su empinada ladera y su afilada arista. 


     Y desde el camino vemos la cascada a la que habíamos llegado por la "variante" del camino que cogimos por la mañana.



La inmovilidad es un arma de defensa a veces


     Y nos queda ir bajando tranquilamente hacia el puerto siguiendo la pista, con una cumbre más en la mochila, continuando este trabajo inacabable de las cumbres de Asturias y la Cordillera.


En los muros pequeñas plantas crasas con flores 



     Y ya en el pueblo de Santa María del Puerto, con la imagen de un carro apartado en un rincón, acabamos la ruta de hoy; espero que os haya gustado y como siempre 

¡ un saludo, amigos !



sábado, 10 de septiembre de 2016

Morronegro (2151 m) Babia (León)


     Desde Torrebarrio, en Babia (León) nos acercamos bajando el puerto de Ventana para subir al Morronegro, cumbre deseada desde hace tiempo y que veíamos Aurora y yo desde el pico Pozo Lao en nuestra última salida de monte.


     Tomamos justo al final del pueblo hacia la izquierda subiendo al valle de Valverde; desde este punto tenemos además la opción de subir hacia la Farrapona, límite con Somiedo, y por el valle de la derecha tomaríamos el camino hacia el Camín Real de los puertos de La Mesa.

Torrestío, pueblo de vaqueiros


     Los rosales silvestres están ya cuajados del fruto, los escaramujos, que en este son de gran tamaño.



     La pista sube por el valle de Valverde y ya empezamos a ver la Peña Solarco, la Peña Calabazosa y la Peña Cualmarce.

La peña Redonda 
     Un gran cierre para ovejas, ahora ya vacío. Este verano hay dos grandes rebaños por la zona y uno de ellos nos lo cruzamos al entrar en Torrestío ya de vuelta; parece ser que aún hay pasto para ellas, pero está acercándose la época de los partos y este rebaño regresa a sus corrales y pastos de invierno. 

Mirada al Morronegro, nuestro objetivo de hoy



     Bajo el pico Vallera, que cierra el valle de Cualmarce a la izquierda y el de Sousas a la derecha, hay otra cabaña de pastores por la que pasamos a veces, como cuando fuimos al Solarco y al Congosto.


     Pero hoy no seguimos esa dirección y en un punto marcado por un poste del PR-Torrestío La Majúa nos desviamos dejamos la pista y cruzando el arroyo seguimos por la senda.

Cardos secos
 

     Casi sin darse cuenta el camino va ganando altura cada vez más, con pequeños repechones cómodos de subir porque alternan con algunos pequeños llanos.


     Y ya cerca de la collada Quexeiro nos acercamos al palo de nieve plantado allí. ¿Quien tomará nota de las medidas de la capa de nieve en invierno de tantos palos de nieve como hay por ahí colocados?.

El valle Valverde cerrado al fondo por la Peña Redonda y el Ferreirúa


     En la collada Queixeiro comienza la rampa al Morronegro; aprovechamos los momentos de descanso para ver allí detrás, por el valle de Congosto, la Torre Orníz, la Muria Brava, el Solarco ...



      Estos repechos hasta el Pico Pielda se hacen duros; tanto que lo bautizamos de nuevo como "Morrín Negrín", hermano pequeño del Morronegro.


     Y desde aquí "sólo" quedan las últimas rampas, la collada pizarrosa, los canchales de cuarcitas por donde sube zigzagueando una sendina de tanto pasar la gente montañera, con algunos hitos marcando el recorrido, bastante píndio, por cierto ...

Pizarras ...

Cuarcitas de canchal y bloques erosionados ...


Y ¡cumbre! del Morronegro

Con V de vértice y de vendetta.


     Montañas de Babia unas y de Babia y Somiedo unidas por la Cordillera muchas: Montihuero, Peña Redonda, Peña Los Años, Peña Orníz y Torre Orníz, la más alta de la zona hasta las Ubiñas ...


     Siguen las cumbres por la línea de la Cordillera: Solarco delante con el Cualmarce, Los Bígaros destacan más alla, Peña Negra y el Michu estirando la vista al cordal de La Mesa ...


     Y hacia el Este las cumbres de Ubiña, desde el sector Norte de los Huertos del Diablo hasta el núcleo central de los Fontanes a la Ubiña grande y la Ubiña pequeña.


     Y aquí al lado, sobre el valle de La Majúa, el Pico Pozo Lao y detrás un rosario de las montañas de Babia, con muchos dosmiles en ellas, como el Alto de la Cañada y el Rabinalto.


Y bajo el Morronegro el pueblo de Torrestío y el pico Ferreirúa.


De vuelta ya a la collada entre el Morronegro y el pico Pielda.

Van entrando nubes que oscurecen al Montihuero


     Un guapo valle el del Congosto, que tiene una pequeña laguna al pie de la Torre Orníz ; destacan también vistos desde aquí los paredones de la Muria Brava que cierran el valle.

Bajando a la collada Quexeiro dejamos atrás las lomas del pico Pielda y las cuarcitas del Morronegro


     Y enfocamos el valle de Valverde para ir bajando tranquilamente; hoy no hemos disfrutado con la vista de animales, apenas los siempre presentes buitres, algún cernícalo y cuervos, pero nada de rebecos. 


El Morronegro por su cara Norte

Pizarras erosionadas por el agua


     Bajamos teniendo ahora de frente al Ferreirúa ...


 ... y poco después el sector Norte de Ubiña, con la Cigacha, Huertos del Diablo, Ranchón, Cigacha ...


   ... y la zona central de Ubiña: el Colines despejado de nubes, que cubren el Prau y los Fontanes, el Pasu Malu, Castillines ... hasta Ubiña grande, despejada de nubes.

El Morronegro, cubierto y oscurecido


     No vimos grandes animales, pero caminando vamos viendo constantemente saltamontes saltando delante de nosotros, alguna langosta verde y esta curiosa variedad tan clara.



     Y así llegamos a Torrestío donde me acuerdo de hacer la foto a la curiosa señal que intenta proteger a las gallinas de sus principales depredadores: coches, niños, zorros y aves rapaces ...







     Y dejamos Torrestío, pueblo leonés con características de pueblos asturianos al otro lado de la Cordillera, como los hórreos, aquí techados con pizarra; al fin y al cabo la Cordillera une más que separa a los astures cismontanos de los trasmontanos.


     Nada más por hoy, salvo desear que os haya gustado el recorrido de hoy y como siempre

¡ un saludo, amigos !




     Y subiendo hacia la carretera del puerto de Ventana, como regalo final de hoy, una nueva mirada al macizo de Ubiña.