sábado, 25 de febrero de 2017

Foz de la Cadillera (Lena)


     Estamos en Traslacruz (Lena), en el valle del Huerna. Justo donde aparecen los túneles del AVE, en Los Pontones, sale una empinada y estrecha carretera hormigonada sólo para coches que da servicio al pueblo.


     Vamos a seguir una ruta que, de hacerla en su totalidad, nos llevaría a las praderías de La Ballota, al pie de los picos de La Mesa y La Tesa.



     Subimos a la parte alta de Traslacruz y tomamos una pista que asciende saliendo del pueblo y pasando al principio a la ladera de Telledo, en la carretera a Tuiza.

Entre el bosque, la vista de Peña Ubiña nevada


     La pista vuelve a girar a la izquierda ganando altura, entre árboles y con buen piso ...


     ... y da ahora vista a la ladera del cordal de los Llanos de Somerón, por donde se ve la traza de la autopista del Huerna.


     Enseguida dejaremos atrás el rumor de coches y camiones de la autopista y gozaremos del bramido del arroyo que desciende por el fondo del valle, del que vamos a bastante altura.


Castaños centenarios

Inflorescencias de los numerosos avellanos en el camino


     Llegamos a un recogido valle, las praderías de La Linar, con prados bien cerrados por muros de piedra. Pero no consiguen cerrar el paso a los jabalíes que fozan sus praderías dejándolas inservibles para la siega que de siempre se aprovechaba.


     Bajamos al fondo del valle, atraídos por el sonido del arroyo y la vista de las praderías. 


     Y no nos damos cuenta de que el camino que pretendemos tomar está antes, más arriba; damos la vuelta y desandamos lo bajado. Junto a una cabaña pensamos que está el inicio de la subida hacia la foz.


     Y cruzamos esta portilla metálica - ésta de aquí, mirando atrás - hasta que nos damos cuenta que no es por el prado la subida; vuelta a bajar a retomar el camino.


     Y es que nos despistó ver esta portilla abierta que pensábamos que era la entrada a esta bonita cabaña y no era así: el camino subía justo pegado a la vera de la cabaña, una vez que se pasa la portilla de madera de la foto.


     Y una vez enfocados de nuevo en la buena dirección, nos tomamos aquí un breve descanso, y de nuevo continuamos pista arriba ganando cada vez más altura sobre las praderías de La Linar.


     En un cruce dejamos la pista que va más en llano a la izquierda y entramos hacia una cabaña en medio de un bosquete de avellanos; subimos por senda marcada con hitos de piedra hasta dar a esta campera bajo las canales y las paredes de las estribaciones de La Tesa. Aquí, hacia arriba por senda marcada con hitos y luego giramos a la izquierda.


     Seguimos ascendiendo por el bosque, y aquí ya son las hayas las que predominan.



     El camino se elevó hasta superar una zona donde seguramente en el deshielo de primavera surja el agua, que ahora lo hace un poco más abajo; éste es el arroyo que contemplábamos en La Linar.

La surgencia de amplio caudal
Curiosos hongos en una rama seca



     Al fondo vamos viendo las paredes agrestes y nevadas de la sierra que cierra por el Sur la foz de la Cadillera.


     La subida se hace más dura; la fuerte inclinación de la ladera hace que el camino se torne en vueltas y revueltas superando el desnivel y dejando abajo el cauce del arroyo del que sólo oímos el bramido del agua.



     Y llegamos a la parte de la cascada de la foz; aquí se ve el gran caudal que baja y la fuerza del torrente, que viene de la unión de las aguas de los puertos de La Ballota.





     Aquí ya es nuestro momento de descanso y de la comida; la ruta se puede seguir hasta las cabañas bajo La Tesa y La Mesa y completarla con la subida a alguna de esas cumbres. Incluso se puede hacer una ruta más dura aún completando la circular a esas montañas y bajando por el valle a Riospaso y Telledo para acabar en Los Pontones. 


     Y cuando vamos bajando se aprecia mejor las revueltas en zig zag que fuimos haciendo en la subida para superar la pindia ladera.


     Por el hueco que deja el collado de Lavera, bajo el monte Pando, vemos la característica cumbre  triangular nevada del Cellón, en Pajares.

Poderosas hayas en el bosque


Alguna pequeña flor anunciando la primavera


     Vamos bajando de nuevo a La Linar, cerrada por las peñas de cuarcita de la Sierra Negra, nombre muy habitual en Asturias de este tipo de roca.


     Arbusto de escuernacabras, que conocimos este año por sus frutos, alimento de osos por Somiedo.


     Se queda de nuevo en la sombra el bosque, entre la sierra sobre las Tarrientas y las paredes que bajan de La Tesa.

El fondo de la vega de La Linar, el Castiellu, y el monte Pando


     Junto a la cabaña de donde sale el camino de subida a la foz; tiene la ventanuca de la puerta abierta y no me resisto a fisgar ...


... una cuadra muy bien conservada, con la tenada arriba para la hierba seca.


Vista atrás de despedida a la guapa vega de La Linar

Una mariposa; es pronto, pero gracias a estos inviernos cálidos ya se ven


     Bajando hacia Traslacruz una vista al valle del Huerna, con el pueblo de La Cortina en primer término.




Vista a Ubiña grande y Castillines desde el bosque

Traslacruz y su entorno de prados




     Y con estos antiguos aperos de labranza, los tradicionales "llabiegos", "gradias" , "corza" o "rastra" y carro del país, acabamos la ruta de hoy en Traslacruz.
     Espero que os haya gustado y como siempre
¡ un saludo, amigos !

No hay comentarios:

Publicar un comentario