sábado, 10 de junio de 2017

Ferreirúa (1976 m)

Puerto de Ventana, al fondo la zona de Sobia
     Desde el puerto Ventana, entre las Ubiñas y la calzada romana de La Mesa, vamos a subir hoy al Ferreirúa, cumbre privilegiada en vistas a las dos direcciones.


     Y nada más empezar a subir la loma desde el puerto, las primeras vistas a las Ubiñas, con el límite de los pastos entre Asturias y León.



 Praderías y bosque de Ventana hacia Páramo, La Focella y la Villa de Sub.



     Una serie de lomas y cumbres previas nos separan del Ferreirúa, o pico de la Ferreirúa como llaman por aquí; esta es la vertiente Norte del pico, de canchales y brezos hasta el monte de hayas más abajo.


     De las cumbres del Norte de Ubiña Ranchón, Panchón, Cigacha, Colines ... a los Fontanes y Prau Fontán, la escalera del Siete a los Castillines ... y la reina Ubiña la grande.



     Unos piornos dificultan algo el paso hacia la primera loma que hay que subir, pero se ve bien la senda.


     Empezamos a ver primero el Morronegro, sobre Torrestío, y la zona de Somiedo en torno al alto de la Farrapona.




     Estos últimos días de primavera pega fuerte el calor, y nuestro ritmo de subir es más lento, pero avanzamos por la loma disfrutando de la escasa brisa donde sopla.


     Y loma tras loma avanzamos hacia la cumbre; la perspectiva engaña algo, porque como comprobaremos después, las últimas lomas se alargan más de lo que parece. 



     Algunas nubes comienzan a desbordar por la zona de los Huertos del Diablo; tan buen día y así y todo aparece la niebla.


     La espina dorsal que vamos subiendo: según el mapa del IGN se suceden el puerto Ventana, el Pico del Cuervo y los Chamuergos -por donde estamos ahora-. Al fondo las calizas de Ubiña.


     El Morronegro y las peñas de Solarco, La Colorada y el Cualmarce desdibujadas por la calima del mediodía.


     Las mismas peñas con la niebla avanzando y tapando el Alto de Los Bígaros, encima de los puertos del Camín Real de La Mesa.


     La última loma la subiré deprisa, porque la niebla que comienza a cubrir los picos puede dejarme sin las vistas de la cumbre.


     En la parte final la cuarcita aflora más sobre los brezos.


     Y la cumbre, pero no recordaba que un poco más allá parece que la segunda pica es ligeramente más alta; y hay que acercarse a ella, claro.


     En los últimos metros la niebla sigue avanzando y parece que se va a apoderar de la cumbre.


     Hacia el Noroeste, con el valle que sube de Torrestío al Alto de La Farrapona  ...


     ... más al Norte, hacia Los Bígaros, con la niebla ya enredando ... 


Foto de cumbre en la pica más al Norte


     Y mirando hacia el Sur, la primera cumbre y la niebla que cubre ahora las Ubiñas. ¡Qué pena no haber llegado media hora antes!.

El valle de San Emiliano

Torrestío y el Morronegro

Montañas de Somiedo y Babia


     Y al Norte la niebla, con los puertos de Las Navariegas abajo, más allá de la collada del Refuexu. Seguir por la cresta es delicado, pero una canal tiene una línea de hitos que señalan un mejor paso para llegar a la collada y seguir en travesía, por ejemplo, para bajar a La Focella.

La carretera de acceso a La Focella, Páramo y la Villa de Sub
La niebla sobre las cumbres del Norte de Ubiña


     Y como premio, la niebla despeja un poco y no llega a tapar la vista de la Ubiña grande, magnífica desde aquí.


Todo el macizo de Ubiña, sector Norte y zona central


     Y ya toca afrontar de nuevo el regreso, con todas las lomas recorridas para subir, ahora en otra perspectiva.



     Dejamos atrás la zona del Morronegro y Somiedo veladas por la niebla y la calima ...


     ... y al Ferreirúa con la nube sobre su cima.

Con mis amigas, las cumbres de Ubiña


Prau Fontán, Fontanes, Pasu Malu, los Castillines ...


Ubiña la grande


     Y desde la zona de vegetación, con brotes de abedules y brezos, mirada atrás al Ferreirúa.


     Cercanos ya al puerto de Ventana, con el tajo que dejó la explotación de carbón a cielo abierto.





     Ya en el alto del puerto, con vacas y caballos pastando con tranquilidad, porque desde esta ladera o la de enfrente ... 


     ... hay un guardián fuerte que vela por su seguridad ...



   ... los mastines que se encargan de que ésto sea, como dice el cartel, "espacio protegido".

     Y así acabamos la ruta de hoy; espero que os haya gustado y como siempre

¡ un saludo, amigos !