sábado, 26 de octubre de 2013

Pico Valjarto (2038 m) y Pico Mediodia (2184 m) (Mampodre-León)


     Hoy somos un grupo numeroso los que vamos al Mampodre. Compañeros de trabajo, amigos y/o vecinos, salimos por primera vez este grupo juntos de monte. Sólo falta Isidro, precisamente uno de los promotores de venir aquí, que tiene una lesión en una rodilla.


     Salimos de Acebedo, porque ninguno habíamos empezado aquí una ruta por el Mampodre, siempre desde Maraña, y además ninguno habíamos subido al Pico del Mediodía.


     Caminamos por una pista que va a dar a Maraña, aunque tomaremos un camino hacia la izquierda, bordeando este primer pico que vemos libre de niebla, el Pico de Cuesta Rosa.



     Caminamos tranquilamente, charlando entre nosotros y viendo los animales pastando por las praderías; nos llama la atención la cantidad de agua que baja por los regueros, de las fuertes lluvias con viento sur de éstos días. Hay gran cantidad de setas, solas o formando grandes corros.



Gran ejemplar de haya


     Caminamos variando el rumbo según nos indica el GPS que maneja Carlos; si no hubiese niebla seguro que la orientación sería más fácil, pero disfrutamos igual a pesar del 85 % de probabilidad de lluvia que dice Jose que hay para hoy.




     Dejamos las pistas para subir por sendas hacia la majada Los Hoyos; así es más entretenido, a pesar de esa sensación que tenemos de ir un poco a ciegas, confiando en el GPS. Para los que estamos acostumbrados al mapa y a la orientación "clásica" se hace un poco extraño.


     Ganamos altura sobre el valle, dejando atrás las praderías del valle de Acebedo y los bosques que empiezan a tomar los colores de otoño.

Majada Los Hoyos

Ascendiendo la ladera del Pico Cuesta Rosa espantamos una bandada de chovas


     Llegamos a una collada donde se abre una "ventana" hacia el valle de Maraña; vemos al fondo, un poco despejado, el paso a Ventaniella, con las nubes rozando Pileñes y tapando la cumbre de Peña Ten.


     Y comenzamos una fuerte subida hacia la cumbre del Valjarto, metiéndonos en la niebla y soportando las rachas de fuerte viento; poco a poco subimos, agrupándonos a la mitad para mantenernos todos a la vista para no separarnos en la niebla.

Claudio superando la fuerte pendiente; abajo, la pradería de la majada Los Hoyos


     Y en medio de la niebla, casi sin darnos cuenta, llegamos a la primera cumbre, el Valjarto.

Javier en la foto de cumbre

Avelino, José María (Chema) y José Manuel

Carlos con las mascotas; Cleo, que no paró en todo el día y Chester, intimidado por una dama tan activa


     Y en la foto de cumbre, de izquierda a derecha Avelino, Corujo, Carlos, Jose, Chema asomando la cabeza, Claudio y Javier. Por cierto, Claudio no está leyendo el sermón de la montaña, no; está conectado con las nuevas tecnologías (¡y eso que no somos muy de Facebook!).


     Y haciendo caso al GPS y a nuestra orientación montañera natural empezamos a bajar en dirección a una collada para subir al Pico de Mediodía según los mapas, ya que recibe otros nombres.


     Como se ve en las fotos nada veíamos como referencia en la niebla; desde una collada bordeamos los pedreros por la margen sur de la montaña, para evitar los cortados que podía haber hacia el norte.


     Nos agrupamos de nuevo para subir todos a la vista, afrontando de nuevo las rampas, hacia el Pico de Mediodía ...


... y salimos a la cresta un poco pasado el pico; desde aquí unos metros más en la niebla y llegamos al segundo pico de hoy, que según el veterano buzón del año 1970 que tiene la cumbre es el pico Mampodre.


Unas fotos por la cumbre: Javier, Chema  -tapado-  y Avelino

Jose en pose de "cumbre conseguida"


     En la foto de cumbre, en primer plano "Cleo" que casi nos tapa a todos. La siguen Javier, Corujo, Carlos, Avelino, Cladio sentado, Jose y Chema.


     Para mi ya no es la cumbre del Pico de Mediodía, es cumbre de "día entero" porque la niebla sigue, y aunque estemos cerca para acercarnos a la cumbre del Pico del Convento no es muy recomendable seguir "aventurándose" por las crestas sin visibilidad. Empezamos a bajar los pedreros de la cumbre por donde habíamos subido.


     A la altura de la collada por donde pasamos al bajar del pico Valjarto empezamos a tener otra perspectiva de la bajada.


     Y tenemos vista más despejada hacia los Cubos Cimeros, una zona kárstica que forma un pequeño circo entre el Valjarto, Mediodía y la Peña Brava.



     Y bajo las paredes de los Cubos Cimeros, en la llanada, vemos los restos recientes de un caballo; a los dos perros les tiene que resultar sorprendente la intensidad de los olores que nosotros apenas captamos. Sus dueños controlan que sea sólo oler lo que hacen.    


     Más guapo es el manantial que surge creando un arroyo en esta vega alta, recorriéndola hasta que al final cae en una cascada al valle más abajo.


     Y justo cuando estamos contemplando la cascada vemos movimiento en el pedrero del fondo ...



     Un cazador, acompañado de un guarda de la reserva de caza y un ayudante, bajan con el trofeo obtenido.



     Al llegar abajo, donde termina la pista, hablamos con los cazadores mientras toman nota de las medidas del rebeco, de su cornamenta y demás. Aunque entre nosotros hay algún pescador y todos disfrutamos de la naturaleza y de la montaña ... la caza ¡uh! no se; no lo juzgo, está ahí, pero yo no lo comparto. Disfruto más en cada salida viendo a los rebecos trepar y pasar por sitios increíbles que así, convertidos en un trofeo sólo porque sus dos cuernos son mayores que otros de su especie.


     Y bueno, continuamos bajando. Alguno hace ya un buen rato que se viene quejando de "debilidad extrema", de bollos, chorizos, queso y demás que van a caducar en el fondo de la mochila y hay que buscar un sitio a resguardo del viento para dar cuenta de las viandas.


     Las vistas a la cordillera, a Picos de Europa en la foto anterior y a la montaña palentina con el Espigüete aquí no nos consuelan: ¡hay que parar a comer que ya es hora !.


     Y hacia la cabaña sobre la majada Los Hoyos que yo recordaba de la subida nos dirigimos: ¡ay, que poca paciencia!¡ ya comeremos cuando podamos, hermanos!.


     ¡Estas ya son otras caras! Avelino, Carlos, Chema y yo ...


... y Jose, Corujo y Claudio. Por las migas se peleaban "Cleo" y "Chester", pero dejamos pocas ...


     Y para Acebedo nos vamos, allá al fondo del valle. Ahora bajamos por las pistas, dando un poco más de vuelta, pero disfrutando del paisaje, de la charla y de la compañía.

Vista al Monte Cea

¡Rubias y morenas!


Al fondo la Cordillera y Peña Mora

Nido de cigüeñas


     Y ya en Maraña, refrescados convenientemente con unas cervezas en el bar del pueblo, y antes de que empiece uno de los muchos Barça-Madrid de cada año, una vuelta por el pueblo para ver por ejemplo Peña Ten ...


... el Pico de Cuesta Rosa y la zona del Valjarto y Mediodía aún con la niebla ...



... y los hórreos a dos aguas de esta zona, que también se pueden ver en Sajambre y en Asturias por los Beyos, en Ponga. Ejemplos de arquitectura popular a uno y otro lado porque la Cordillera sólo separaba a los pueblos en invierno por la nieve.



     Y de regreso, comentando con Carlos, Chema y Avelino su subida con esquíes de travesía de éste invierno a Peña Ten, donde quiere volver Carlos para esquiar el circo de la Peña.



     Y las tarjetas que recogí en las dos cumbres, que devuelvo por correo; coincide que son de la misma ruta que hicimos nosotros pero a la inversa, empezando por el Pico del Mediodía.

Recorrido del track del GPS de Carlos

Desniveles del día

     Y nada más; espero que os guste y como siempre    ¡un saludo, amigos!


No hay comentarios:

Publicar un comentario