sábado, 26 de septiembre de 2015

Las Tres Marías (1964 m) La Tercia-León


     Desde el Brañillín, en Pajares, quiero acercarme hoy a las montañas conocidas como Las Tres Marías, al otro lado del límite provincial entre Asturias y León.


     Subo por el valle del arroyo del Brañillín, donde este invierno dimos un pequeño paseo con raquetas.

Aún quedan algunos arándanos, que aprovecho para refrescar la boca

Junto a las vacas un par de buenos mastines que ladran para avisar que no me acerque a ellas


     Y gracias al rumbo que me hacen tomar los dos mastines me dirijo de frente a la collada La Ventosa, desde donde veo ya Las Tres Marías; yo iré a la de la derecha, la María de los Corros, la más accesible. Para subir las tres seguidas eshabitual hacerlo desde Casares de Arbás.


     Desde la loma tengo a la vista el Cueto Negro, donde acaban los telesillas de la estación de esquí y donde están las instalaciones de televisión. Subiré hasta allí y luego seguiré por la loma de la izquierda.



Hoy no hay esquiadores, sólo cabras "okupando" los remontes

El Cueto Negro



     De nuevo me paro ante los carteles que señalan la ruta que lleva por el Negrón de la Cubilla a enlazar al puerto de la Cubilla, a los pies de la Almagrera, La Mesa y La Tesa.


     Y vista también a las Ubiñas, veladas por una neblina que se irá disipando poco a poco.

A la izquieda las calizas blancas de la Silla de Cacabillos y a la derecha en verde el Negrón


     La zona central de Asturias cubierta por el mar de nubes; en medio la sierra del Aramo.


     Me asomo ya al valle del río Viadangos; iré por las lomas de la derecha hasta la collada al pie de la María de los Corros.

,
Panorámica del macizo de las Ubiñas

El Cuetu Negru y la línea de cumbres del Cellón en Pajares al grupo del Estorbín y al Brañacaballo a la derecha

Silla de Cacabillos y el Negrón de la Cubilla; abajo a la izquierda la salida del túnel que lo atraviesa


     Solitarios estos valles cubiertos de matorral bajo y poco arbolado, sólo brezos y escobas cubren estos terrenos cuarcíticos.

Acercándome a las Marías

Mojón en el Pico de Carbajosa

Vega del arroyo Vildéo


     Desde el alto del Cabachonal hay que bajar al collado de Carrió, subir una nueva loma y bajar a la collada al pie de Peña Esquina y la María de los Corros.


     Aquí está la rampa más dura, después de todo el sube y baja por las lomas hasta llegar al pie del pico; los paredones verticales de ésta vertiente de las Marías son impresionantes.


     Y cuando se supera la rampa te asomas a una amplia collada donde das vista al valle de Arbás y a los montes de Aralla y Geras.


     Ahora, hecho el mayor esfuerzo, sólo queda bordear los cortados por la vertiente de casares de Arbás con su pantano y luego por la arista acercarse a la cumbre de la María.

Los verticales paredones calizos


    Y ya sólo queda seguir por la arista, sin nada de cortados por esta vertiente Sur que mira hacia Caasares de Arbás y el pantano.


     Y ya en la cumbre mirando hacia la María del Medio; detrás, casi empastada, la primera de las Marías, el Palero, la más vertical de ellas.

Foto de cumbre


     Repaso a las montañas que están aquí tan a la vista, tan cercanas, empezando cómo no por las Ubiñas ...


     ... la sierra del Aramo al Norte ...


... el Cuitu Negru, de donde vengo, en Pajares ...


     ... y aquí, a los pies de las Marías, Casares de Arbás con el embalse.

Descansando y disfrutando del paisaje

Bajo las Tres Marías de regreso
      Y después de un rato de nuevo a recorrer el camino de vuelta, que ya tengo oteado desde la cumbre: esta vez buscaré no pasar por las lomas por las que vine y regresaré bordeando bajo el Cuitu Negru,

Los paredones Norte del Palero; abajo en el valle hay una cabaña de pastores como refugio

Colchicum o azafrán silvestre

Las matas de arándanos ya secas

Algunas setas en los pinos de repoblación en estas laderas


     Por abajo un ganadero junta sus vacas repartidas por toda la ladera.


     Y para evitar volver a subir y bajar tanta loma, trazo bajo la ladera del Cuitu Negru siguiendo sendas del ganado.

Una bañera de barro para jabalíes, con la huella de haberse rebozado bien en ella

El colorido rojizo de las matas de arándanos

Y una secuencia de yegua y potros que pasan a mi lado trotando





     Un gran corral de piedra vestigio del intenso uso ganadero de estos pastos antiguamente; algo más lejos, sobre la llanura de Rodiezmo y Villamanín, destaca el pico Fontún.


Una mirada más atrás, a las montañas de hoy.

Brezos floridos


     Y ya de regreso al Brañillín, que espera la llegada de la nieve para llenarse de esquiadores y turistas, me despido hasta la próxima salida, que será en breve, para aprovechar el buen tiempo del otoño. Espero que os haya gustado y como siempre

¡ un saludo, amigos !

Inicios del otoño en un mostajo que va cambiando al amarillo

2 comentarios:

  1. Que majas las cabras campando a sus anchas por los remontes :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Están como cabras, subiéndose en los remontes! :)

      Eliminar